Cómo Planificar un Road Trip por Nevada, Arizona y Utah

Abres el mapa de los Estados Unidos y te encuentras con cientos de opciones para recorrer el país. ¿Por dónde tirar? Ni más ni menos que cincuenta estados diferentes, cada uno con sus peculiaridades según la historia que formó a sus gentes y la ubicación en la que se sitúan, te llaman para que coloques la típica aguja de “Destinos Que Quiero Visitar” en ellos.

La cuestión es que me reuní varias veces con mis travel buddies para compartir ideas y tomar nota de cómo iba a ser nuestra ruta por el oeste de EE.UU de cuatro días y tres noches. Cuando se organiza un viaje de estas características es importante mantener el orden y la calma, ¡pues hay muchos aspectos a tener en cuenta!

road-trip-planning

Primera reunión con mis compañeras de viaje

Nunca antes había organizado una ruta en coche, pues siempre he ido de pasajera (de esas cansinas que piden cambiar la emisora de radio cada cinco minutos, o subir el aire porque hace calor, o se asoman desde el asiento de atrás para observar la carretera cual perro excitado…)

DEFINIR EL ITINERARIO CON SUS PARADAS

Como resulta obvio, y para poder completar los demás apartados, primero deberás acordar los lugares que te gustaría explorar en esta aventura junto con tus compañeros de viaje. Así pues, te surgirán dudas del estilo: ¿dónde queremos ir? ¿en qué orden lo recorreremos? ¿volveremos al punto de inicio o será un itinerario lineal? ¿cuántas paradas haremos por el camino? ¿qué incluimos en el equipaje?…

En este punto de la planificación ayuda bastante apoyarse en el amigo Google Maps, ya que podrás calcular distancias y descubrir nuevas alternativas. Es posible que más adelante se vaya modificando la ruta, ya sea porque se han encontrado formas más sencillas de conectar los diferentes puntos en el mapa, o porque se ha decidido cambiar algún destino, redistribuir el tiempo de visita en alguna de las paradas, etc. Por esta razón, considero muy práctico la creación de un documento Drive o similar que os sirva de borrador  donde compartir las actualizaciones de los cambios que aparecen durante la planificación del viaje.

ruta-google-maps

Itinerario que recorrimos en coche: Las Vegas – Monument Valley – Arches National Park – Grand Canyon National Park – Las Vegas

Es también en esta primera etapa de planificación cuando deberás anotar las distancias de punto a punto, la duración de cada trayecto (recuerda añadir el tiempo de las posibles paradas y minutos extra para imprevistos) ¡y vigilar con la zona horaria de cada estado!

SELECCIONAR TUS MEDIOS DE TRANSPORTE

El vehículo que por defecto aparecerá en tus planes será o bien un coche, o una furgoneta o una caravana (recuerda que estamos hablando de un road trip). Sin embargo, es probable que antes de emprender la ruta en coche debas desplazarte mediante otro tipo de transporte, por ejemplo, el avión. En nuestro caso, cogimos un vuelo de Newark (vivíamos en Nueva Jersey) a Las Vegas, en cuyo aeropuerto alquilamos el coche que nos acompañaría en nuestra aventura sobre ruedas.

fly-to-las-vegas

Arizona desde las alturas

Para alquilar el coche lo que hicimos fue comparar diferentes compañías. Nos fijamos en aspectos como las variaciones de precio, el tipo de coche que te ofrecen, los requisitos relacionados con el combustible, saber si el seguro estaba incluido (muy recomendable por si las moscas), así como averiguar dónde se tenía que recoger y devolver (normalmente hay un servicio de transporte gratuito llamado shuttle que te lleva desde el aeropuerto al lugar de recogida). Entre nuestras opciones estaban Hertz, Avis, Fox Rent A Car, Nu Car Rentals y Advantage Rent A Car, nuestra elección (básicamente por precio). También se nos pasó por la mente la idea de viajar en autocaravana, pero se nos iba de presupuesto, jo 😦

road-89-arizona

De camino a Monument Valley (por Arizona)

Por ese mismo motivo decidimos pagar solamente un conductor, y aunque a las tres horas de conducir ya no sabía cómo colocarme en el asiento (admito que parecía la del exorcista moviendo el cuello hacia todos los lados), valió la pena el esfuerzo. Te garantizo que la sensación de paz y libertad que sientes al conducir por los desiertos de Nevada, Arizona y Utah es brutal. Aún así, habría sido mucho más cómodo contar con el apoyo de una segunda persona y hacer turnos, pero me conformé con parar a “estirar las piernas” cada dos horas o así.

road-trip-utah

Cuando decidimos parar a repostar energías en Utah

Por último, al ser las tres viajeras menores de 24 años no tuvimos más remedio que asumir un pequeño cargo extra por día (parece que ser joven no siempre te beneficia).

RESERVAR LOS DISTINTOS ALOJAMIENTOS

Garantizarte un buen descanso es importante, y más en un viaje en el que tienes que estar pendiente de miles de asuntos (tiempos, distancias, gasolina, previsión del clima, cobertura, mapas…) y donde te pasas la mayor parte del día sentado en el coche. Es decir: ¡terminas la jornada agotado!

Lo ideal habría sido reservar alojamientos cómodos y seguros, pero nosotras íbamos con el lema de gran aventura y poco dinero, así que esto es lo que hicimos:

Noche 1 – Las Vegas

fremont-street-las-vegas

Ambiente nocturno en Fremont Street (Las Vegas)

Aterrizamos en Las Vegas a eso de las 6:30 de la tarde. Vamos directas a alquilar el coche ya que resultó la alternativa más práctica (no sólo ahorramos pagar un taxi hasta el Hostel sino que también nos permitió salir más temprano la mañana siguiente) y conducimos a Las Vegas Hostel, en la 1322 Fremont St. Dicho de forma fina, lo único que tenía de bueno aquel lugar es que se encontraba a dos minutos a pie de la concurrida Fremont Street. Todo lo demás fue un tanto desagradable: los lavabos, las literas, la cocina, el servicio y hasta algún que otro “viajero” del que no podía yo fiarme completamente. Web aquí

Noche 2 – Monument Valley

accomodation-monument-valley

¿Te puedes creer que dormimos en esa montaña de barro? (Monument Valley)

Como te puedes imaginar, no fue sencillo encontrar un lugar en el que pasar la noche, puesto que el desierto de Monument Valley es básicamente un desierto (bravo ahí mi riqueza gramatical). A lo que me refiero es que allí, aun siendo uno de los paraderos más impresionantes que jamás he visitado, no hay más que una carretera interminable, formaciones rocosas de tonos rojizos y alguna planta silvestre. ¿Quién va a querer vivir en medio de la nada?

Tras rebuscar por varias páginas web decidimos aventurarnos y apostarlo todo por una vivienda inspirada en las cabañas que construían las familias indígenas de antaño. Hecha a partir de barro y troncos de madera, su forma de cúpula interpretaba la barriga de una mujer embarazada, motivo por el cual son nueve los troncos que la sujetaban. Dentro había tres camas con sábanas y mantas limpias, un sofá, una especie de chimenea en el centro, una mesa y un par de sillas. Para nuestra sorpresa, no contábamos ni con ducha ni con lavabo.

Lo más parecido a ello era una palancana con agua y una pastilla de jabón. Para darte una ducha de verdad tenías que salir fuera, al estilo camping. El retrete se encontraba también en el exterior, rodeado por cuatro paredes de madera (como el que sale en la peli de Shreck). Sin importar el detalle de la ducha y el baño, te aseguro que aquella fue una experiencia que volvería a repetir, ¡sin duda! Los dueños provenían de descendientes nativos (Navajos) y su amabilidad y hospitalidad hicieron de esa escapada una visita acogedora y para recordar. Web aquí

Noche 3 – Grand Canyon

grand-canyon-south-rim

Vista de pájaro en Grand Canyon

Tras una noche de hostal barato en Las Vegas y otra noche en pleno desierto nos dimos un pequeño capricho y para el último día reservamos una habitación con aire acondicionado, televisión, lavabo (con ducha y retrete) y dos camas de matrimonio en Yavapai Lodge, dentro del espectacular Grand Canyon National Park. ¡Cómo olía a limpio! Al fin pudimos descansar como nos lo merecíamos… Web aquí

Te dejo aquí los recursos que consultamos para encontrar alternativas de alojamiento económico: Airbnb, Hostelworld, Coachsurfing -para mentes abiertas- o en casa de un amigo (cosa que ya hice en mi visita a Chicago o Nashville) 😉

Nunca está de más avisar a los huéspedes en caso de llegar (check-in) o partir (check-out) a horas inusuales. Escoger el lugar donde pasar la noche es cuestión del presupuesto del que dispones así como de la disponibilidad del lugar.

LISTADO CON LO IMPRESCINDIBLE

El hecho de crear una check-list es algo muy personal. A mí me apasiona planificar viajes y siempre suelo llevar mis listas a todas partes. Nunca va mal tener a mano uno o varios documentos (impresos o en el móvil) a modo de recordatorio. ¿Qué deberías incluir en esta check-list? Ahí van algunas ideas:

  • Todos los documentos en regla (pasaporte, billetes de avión/autocar/tren carnet de conducir…)
  • Mapas y guías
  • GPS o teléfono móvil
  • Batería portátil para el móvil
  • Zapatillas de recambio (calzado cómodo)
  • Kit sanitario: tiritas, Ibuprofeno (o similar), toallitas, repelente de insectos, etc
  • Agua, ¡mucha agua!
  • Snaks energéticos: fruta, barritas de cereales, frutos secos…
  • Protector solar
  • Gafas de sol
  • Dinero (tarjeta y suelto)
  • Paquetes de pañuelos/rollos de papel wc
  • Direcciones y datos de contacto de alojamientos
  • Apartado para anotar gastos y control de presupuesto

Dentro del presupuesto para tu viaje, deberías incluir el coste de las entradas a los diferentes parques que puedes visitar:

  1. Navajo Trival Park en Monument Valley, Utah: la entrada para un vehículo particular es de $20 y la entrada individual por persona es de $10 (nosotras no entramos al parque en sí, porque las vistas ya son impresionantes desde “fuera”, aunque si tienes tiempo y quieres aprender en profundidad existen tours)
  2. Arches National Park, Utah: la entrada para un vehículo particular es de $25 y la entrada por persona (bicicletas o a pie) es de $10
  3. Grand Canyon National Park, Arizona: la entrada par un vehículo particular es de $30 y la individual es de $15
welcome-to-utah-sign

¡Saludos desde Utah!


El grado de aventura de un viaje depende de cada persona y del tipo de escapada. Existen viajeros alocados que disfrutan de la improvisación, y otros que prefieren ser organizados y seguir un plan de principio a fin. Seas el tipo de viajero que seas, siempre es mejor evitar contratiempos de más (ningún viaje es perfecto) y recordar cosas básicas como la hidratación, la protección solar,  los horarios, contar con provisiones extra en el coche, llevar un control de la gasolina (recuerda que estás en medio del desierto) así como tener a mano direcciones e información de contacto de alojamientos y sitios que vayas a visitar (la cobertura y los datos móviles son inestables). Nunca está de más contratar un seguro de viaje para restar preocupaciones y centrarte en el disfrute de tus vacaciones por Estados Unidos 😉

Judith

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s