El Miedo a lo Desconocido: Mi Primer Mes en EEUU

Han pasado 35 días desde que subí en un avión con destino a Nueva York. Eso significa haber estado más de un mes lejos de mi hogar, de mi familia y amigos, de mi antigua rutina, de la gastronomía de mi país y del buen tiempo de mi ciudad (¡necesito esa brisa marina!).

viajar-a-eeuu

Los comienzos no suelen ser fáciles, y menos aún cuando sales de tu zona de confort. Tu mente está desorbitada, desorientada mientras hace esfuerzos para encontrar algún punto estable al que agarrarse con el fin de volver a sentir un cierto equilibrio.

Un puesto de trabajo, una mudanza, una enfermedad, el primer año de universidad, la jubilación, una nueva pareja, el primer hijo, viajar al extranjero…

El ser humano (así como el mundo animal) teme a lo desconocido, a lo que es nuevo y diferente. Todo lo que esté al otro lado de sus hábitos y rutinas supone un cambio, abrir la puerta a otras perspectivas que nunca antes se había planteado. Y eso, mi lector, requiere tiempo de adaptación. Para algunos más, para algunos menos, pero juraría que nadie se libra de ese período de reflexión al inicio de la aventura en el que uno mismo se cuestiona preguntas del estilo: “¿qué hago yo aquí?, ¿estoy en el lugar correcto?, ¿quién soy?, ¿adónde quiero llegar?”…

Primeros pasos como Au Pair

En mi caso concreto decidí dejarlo todo para vivir un intercambio cultural en Nueva Jersey durante un año. Eso quiere decir que iba a convivir en casa de unos “desconocidos”, cuya cultura sería diferente a la mía y donde utilizaría una de sus camas y compartiría sus baños, su nevera y hasta uno de sus coches. Yo era el nuevo miembro de la familia, (o la “shiny new Au Pair” según las niñas) así que mi deber principal se basaría en la adaptación. Todo, absolutamente todo iba a ser distinto a mis costumbres y no tardé en descubrirlo. Debajo he listado algunas de las inquietudes que superé con el paso del tiempo (¡al final no fue para tanto, leche!):

  • Miedo a la soledad
  • Miedo a echar de menos
  • Miedo a perder el contacto con los tuyos
  • Miedo a no saber adaptarse correctamente a los horarios de la familia
  • Miedo a cocinar (¡mamá!)
  • Miedo a que los host kids no te hagan caso
  • Miedo a no caer bien, a no encajar
  • Miedo a perderse solo por la nueva ciudad
  • Miedo a no comprender lo que te dicen
  • Miedo a equivocarse repetidamente
  • Miedo a conducir por nuevas rutas y con nuevas normas
holocausto-berlin

En busca de la libertad (Monumento al holocausto en Berlín)

CÓMO SUPERAR EL MIEDO A LO DESCONOCIDO

La experiencia de trabajar como Au Pair se basa en la confianza mutua establecida entre la familia y tú (y en creer en ti, ante todo). Es importante tener una mentalidad abierta y estar dispuesto a experimentar nuevas sensaciones.

Enfrentarse a “lo desconocido” viene a ser lo mismo que encararte a tus miedos, y aunque parezca algo oscuro y tenebroso no tiene por qué serlo (parezco Christopher Robin en una película de Winnie The Pooh). El miedo nos paraliza, nos aleja de conseguir propósitos e incluso sueños por los que deseamos luchar.

¿Sabes? Démosle la vuelta a la tortilla. Temer a lo desconocido puede llevarnos a fines maravillosos, pero para alcanzarlos uno debe enfrentarse a ello. Lo único que hay que hacer es apoyarse en la curiosidad, en el deseo de querer aprender a través nuevas experiencias que jamás antes habías vivido, de tener el coraje y el valor suficiente para destruir esos pensamientos negativos que lo único que pretenden es bloquear la línea de meta y distorsionar la realidad. Intentar algo nuevo y diferente te hará crecer como persona y si das el paso serás consciente de los cambios que se han generado en tu vida gracias a haber tenido los coj sido valiente y atravesar aquella cueva confusa y sombría de Platón. Y es que uno no sabe de lo que es capaz de hacer hasta que lo hace.

miedo-a-lo-desconocido

Puesta de sol en Ocean Beach, San Francisco


En éste primer mes fuera de casa me ayudó mucho relacionarme con otros/as Au Pairs y conversar con gente en el día a día como vecinos, madres y padres, conocidos del gimnasio y próximamente de la universidad. Todo lo demás lo supe manejar a través de mi preciado Skype y futuras visitas, el paso del tiempo, la práctica y sobre todo disfrutar de cada momento de la aventura sin arrepentirme de cometer errores o preocuparme del qué dirán.

Recuerda que el miedo en sí no existe, sino que lo fabricas tú mismo en tu mente. ¡Reside en tus pensamientos! Cuando uno es consciente del poder que tiene la mente es cuando puede empezar a cambiar la forma de ver la realidad y es entonces cuando estará listo para superar cualquier temor. OH YEAH! 😉

¿Listo para la próxima aventura?

¿Listo para la próxima aventura?

Judith

Anuncios

4 comentarios en “El Miedo a lo Desconocido: Mi Primer Mes en EEUU

    • theyounghiker dijo:

      ¡Gaby! Qué alegría tenerte por aquí de vez en cuando 😃 Tu comentario me ha transmitido mucha fuerza y buen rollo. Sé que pronto despega tu cohete para lanzarte a tu próxima aventura, esta vez en Asia, y quería aprovechar para desearte lo mejor. ¡Viva la gente aventurera! ❤ A la vuelta deberíamos planear un viaje juntas, ¿te parece? ¡Un abrazo de oso!

      Judith

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s