Qué ver en Roma: 2 Días en la Ciudad Eterna

¿Eres de los que pasa el día caminando y por la noche todavía siente la emoción del viaje? Entonces, este post es para ti. Roma tiene mucho que ofrecer a los ojos de un nuevo visitante y para explorarla a fondo se necesitan entre 4 y 5 días. Y es que, como cantaba Morcheeba, “Roma no se construyó en un día” 😉

Roma es una gran ciudad para visitar a pie, así que recomiendo viajar con calzado cómodo. Tiene calles tortuosas, zonas estrechas y pavimentos irregulares.

El aeropuerto Fiumicino se encuentra a unos 50 minutos de la ciudad por lo que tienes que desplazarte de alguna forma para llegar al centro. Yo lo hice en autobús con Terravision y me costó entre 4 y 6 euros (puedes reservar en la web o comprarlo allí).

¿Comenzamos la ruta por Roma?

COLISEO Y FORO ROMANO

coliseo-roma

Coliseo

Uno de los monumentos romanos más conocidos en el mundo, construido entre los años 70 y 80 d.C y también llamado Anfiteatro de Flavio. Las gradas del Coliseo tenían una capacidad para 50.000 personas que asistían como público para disfrutar de luchas entre animales salvajes y combates entre gladiadores, muchos de los cuales eran condenados a muerte y serían devorados por las fieras. Un poco bestias estos romanos, ¿no?

A pocos metros del Coliseo se contempla el foro romano, lo que fue el centro político, económico y religioso de la antigua Roma. Al cabo de los años quedó enterrado hasta que comenzaron las excavaciones en el siglo XX. Aquí es donde tienes que dejar volar tu imaginación y viajar atrás en el tiempo, unos 20 siglos, y visualizar la figura de Julio César paseando por la zona.

foros-romanos

Foro romano

Cuenta la leyenda que fue en el Monte Palatino donde una loba crío a los fundadores de Roma: Rómulo y Remo. Aquí es donde residía la clase alta, como los emperadores, rodeados de palacios y jardines.

Al lado del Coliseo se alza el Arco de Tito, construido por su hermano Domiciano en el 81 para conmemorar la victoria de Roma sobre Jerusalén.

Arco de Tito

Arco de Tito

Monumento a Vittorio Emanuele II

Monumento a Vittorio Emanuele II

Monumento a Vittorio Emanuele II

Situado en la Piazza Venezia,  el también conocido como “Altar de la Patria” se construyó en homenaje al Rey Vittorio Emanuele II, quién estuvo muy implicado en la unificación de Italia en 1870. Su gran estatua de 12 metros, representada por él montado a los lomos de su caballo, destaca en el centro del monumento.

Por debajo de la estatua se encuentra la tumba del soldado desconocido que murió durante la Primera Guerra Mundial. Desde 1921 una llama eterna y una pareja de guardias hacen compañía al monumento que conmemora a todos los caídos en la guerra.

Cuando estés aquí, no olvides subir a la terraza para disfrutar de unas maravillosas vistas panorámicas a la ciudad de Roma. ¡Podrás ver el foro romano y el Coliseo desde las alturas!

Advertencia: ni se te ocurra posar haciendo el payaso en las escaleras. ¡Los guardias te pitan con un silbato y te señalan! (sí, le pasó a mi amiga del Erasmus por querer vivir un momento ‘YOLO’)

Judith, sácame de aquí yo solo quería hacer postureo…

FONTANA DI TREVI

Fontana di Trevi

Fontana di Trevi

Se trata de la fuente más grande de Roma cuya agua proviene del Aqua Virgo, un acueducto de 2000 años que une la capital con una fuente de agua pura a unos 20 km. Su construcción fue a manos de Nicola Salvi en 1732 y su nombre hace referencia al cruce de las tres calles donde se localiza (tre vie). La fuente representa la mitología del océano, donde identificamos a Neptuno, dios del mar, domando a dos hipocampos (uno salvaje y otro dócil, simbolizando los dos estados de la mar).

¿Por qué la gente tira monedas a la fuente? Dicen que si te pones de espaldas a ella y lanzas una moneda con tu mano derecha por encima de tu hombro izquierdo volverás a Roma. Si lanzas dos, te enamorarás de un italiano y si lanzas 3 te arruinas ya te casarás (¡cada año se recaudan alrededor de 1 millón de euros!).

PIAZZA SPAGNA

Piazza Spagna

Piazza Spagna

Nombrada así por albergar la embajada española ante la Santa Sede desde el siglo XVII, es una plaza colorida donde se respira un ambiente despreocupado. La escalinata, construida a principios del siglo XVIII, te conducirá hasta la iglesia Trinità dei Monti, que fue edificada por el rey de Francia a finales del siglo XV. Es imposible ignorar la Fontana della Barcaccia expuesta en el centro de la plaza, una fuente elegante diseñada por Pietro Bernini en 1627 y que representa un barco hundiéndose. Desde ella se puede ver la Via Condotti, una de las calles más lujosas de Roma ideal para ir de compras.

PIAZZA DEL POPOLO

Piazza del Popolo

Piazza del Popolo

La Piazza del Popolo (plaza del pueblo) es un amplio espacio de forma circular donde se alza un obelisco flaminio de 24 metros de altura. Uno de los imanes para los turistas son las obras de Caravaggio en la Iglesia de Santa María del Popolo, entre otras obras renacentistas. Podrás disfrutar de unas vistas fantásticas desde la colina del Pincio, cuyos jardines conectan con el Parque de Villa Borghese.

CASTILLO SANT’ANGELO

Castillo Sant'Angelo

Castillo Sant’Angelo

A la orilla del río Tíber y a poca distancia del Vaticano se sitúa el castillo Sant’Angelo. Lo que al principio iba a ser un mausoleo personal para el emperador Adriano en el año 135, terminó sirviendo de fortaleza y palacio donde los Papas se podían refugiar en tiempos difíciles. Hoy se puede visitar su interior y captar unas bonitas vistas del río y el Vaticano desde su terraza.

EL VATICANO

Plaza San Pedro, Basílica de San Pedro

Plaza San Pedro, Basílica de San Pedro

Se trata del estado más pequeño de Europa y es el lugar de residencia del Papa. La Plaza San Pedro, rodeada de grandes columnas, es reconocible desde lejos por la cúpula de la basílica de San Pedro, el edificio religioso más importante del catolicismo y donde se llevan a cabo las liturgias más relevantes. En el centro, se alza un obelisco de 25 metros y dos fuentes. Aquí se encuentran, además, los museos vaticanos y la Capilla Sixtina (el último domingo de cada mes la entrada es gratuita pero es probable que tengas que enfrentarte a largas colas).

PIAZZA NAVONA

Piazza Navona

Iglesia de Santa Inés de Agonía

En sus inicios (siglo I), durante la época del Imperio Romano, la plaza fue el Circus Agonalis o Estadio de Domiciano, lugar donde acudían hasta 30.000 espectadores para ver los juegos atléticos. Más tarde se construyeron la Fuente de los Cuatro Ríos (diseñada por Bernini en el siglo XVII representando los cuatro ríos de la época: Danubio, Río de la Plata, Nilo y Ganges), la Fuente del Moro (esculpida por Della Porta en el siglo XVI y reformada por Bernini en el siglo XVII) y la Fuente de Neptuno (construidatambién por Della Porta en el siglo XVI).

Artistas callejeros en Piazza Navona

Artistas callejeros en Piazza Navona

La plaza está rodeada por la Iglesia de Santa Inés de Agonía y los Palacios Pamphili y Braschi. Algo que me impactó fue enterarme que el obelisco de Domiciano, situado en el centro de la plaza, procede de Asuán, Egipto. Es una plaza preciosa para repostar energía en una terraza y contemplar a los músicos y otros artistas callejeros pintando en sus lienzos.

PANTEÓN

Panteón

Panteón

Dicen que es el monumento antiguo mejor preservado de la ciudad y cuesta de creer, pues el Panteón tiene 2000 años de antigüedad.  Fue construido por Adriano en el 120 sobre un templo anterior de Marco Agripa. Me impresionó mucho al entrar, cuando tuve que levantar la cabeza para contemplar la mayor cúpula de hormigón en masa de la historia. Un hilo de luz entra por el óculo del centro de la cúpula creando un ambiente de paz. Es justo en el interior del Panteón donde se encuentran las tumbas del rey Vitorio Emanuele II, el rey Humberto I, la reina Margherita de Saboya y el pintor Rafaelle Sanzio.  Como dato curioso, el suelo tiene 22 agujeros para filtrar el agua de la lluvia que entra por el óculo (cada vez que escribo óculo me acuerdo de los minions ¡es inevitable!)

“….” “ó-CULO” “HEHEHEHE”


En 2 días no me dio tiempo de ver todo pero oye, como tiré una moneda en la Fontana di Trevi tendré otra oportunidad para terminar de descubrir los tesoros que esconde Roma. Oh! No dejes pasar el Barrio Trastevere ¡es único! Calles estrechas de colores y formas diversos con cafeterías y terrazas muy acogedoras 🙂 

Judith 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s