Mi Estancia en Brighton (Inglaterra)

El verano de 2011, después de haber estado meses insistiendo a mis padres que me mandaran al extranjero de una vez, tuve la oportunidad de viajar a Inglaterra. Como mi padre ya había recorrido mundo desde bien joven, me recomendó visitar Brighton.

Brighton Pier

Brighton Pier

La finalidad

Mi idea era pasar allí tres semanas estudiando inglés y visitando lugares de alrededor. Me apunté a un curso “general” que consistía en 26 lecciones por semana de 45 minutos cada una. En las clases podías encontrarte a gente de todo el mundo: franceses, italianos, suizos, alemanes, españoles… Era muy gracioso escuchar cómo cambiaba el acento dependiendo de la lengua que hablaba la persona (si viajas al extranjero a estudiar una lengua te hará mucha ilusión coincidir con gente de tu país, pero no caigas en la trampa, porque si sólo te juntas con ellos no estarás aprovechando el aprendizaje del idioma).

– Where are you from? – Spain – ¡YO TAMBIÉEEEEEEEEEEN!

¿Dónde me alojé?

Durante esas tres semanas estuve viviendo con una familia inglesa. Eran dos niños de unos 8 y 11 años y la madre. Aquí empieza la parte divertida. El viaje fue genial, pero mi experiencia con la familia no fue para echar cohetes, la verdad. Suerte que mi compañera de habitación (danesa) pensaba lo mismo que yo y nos echamos unas risas comentando los problemas que teníamos con Alice, la madre.

La mujer era un tanto paranoica, porque cualquier cosa que no estuviera como ella quería la culpa iba para nosotras. Un día encontró una mancha en su alfombra nueva y antes de preguntarle a sus hijos nos interrogó a nosotras. Otro día, que quién había dejado pelos en la ducha (cuando ella misma utilizaba la ducha cada mañana), otro que por qué dejaba mis calcetines en el tendedero (¿quieres que los seque soplando?), otro que cerrase el grifo porque gastaba agua (¿me enjuago los dientes con zumo?).

Pero lo mejor viene ahora: una noche nos quedamos sin cena por llegar más tarde de lo normal (¡cuando le habíamos avisado por teléfono horas antes!). Y atención: el último día nos dejó sin rollo de papel de váter porque según ella “gastábamos mucho”. El día de vuelta se ofreció forzosamente a acercarme en coche a la estación, pero antes de que pudiera abrir la boca para responder se escaqueó diciendo “bueno, ya puedes tu sola, ¿no?”
Me quedé con la misma cara que cuando mi abuelo me contó que en su pueblo hacían concursos de pedos. Finalmente resoplé, sonreí, cogí mis dos maletas y la mochila, y me puse a caminar hacia la parada de autobús.

¡Que sepas que me zampé dos galletas que había en la cocina!

Lugares que visité

Brighton Pier (Muelle de Brighton)

Fue sin duda uno de los sitios que más me gustaron del viaje. Mientras camines por él no te aburrirás de ninguna manera. Hay dos salas de recreativos construidos bajo dos grandes cúpulas. Allí encuentras diferentes juegos y máquinas donde te engancharás mientras oyes música de fondo. Según mi padre todo sigue prácticamente igual que cuando él estuvo años atrás en su época rebelde.
Zona de recreativos
Tenías que ir metiendo monedas para empujar los premios hacia la parte de abajo (la danesa se vició bastante)

Tenías que ir metiendo monedas para empujar los premios hacia abajo (la danesa se vició bastante)

A lo largo del paseo se ven paraditas de refrescos y comida como helados, gofres, nubes de azúcar y hasta noodles. Además, hay algún restaurante por si quieres estar más resguardado.

Al final del muelle se encuentra una feria con diferentes atracciones: la casa del terror, las “ranas”, el péndulo, una montaña rusa, los autos de choque, el toro mecánico…

Si te asomas por la barandilla te encuentras rodeado por el mar. Da impresión porque entre las maderas del suelo puedes ver el agua moviéndose debajo de ti. Si estás cansado puedes sentarte en uno de los banquitos blancos que hay por todo el muelle.
Aquí me tenéis emocionada en el muelle (y también un poco helada de frío)

Aquí me tenéis emocionada en el muelle (y también helada de frío)

El muelle parece más pequeño de lo que realmente es. No me podía imaginar que todo aquello cupiese en esa plataforma de madera.
Brighton Pier de noche

Brighton Pier de noche

Royal Pavilion

Es una antigua residencia real construida en el siglo XIX como un retiro a orillas del mar para Jorge IV de Inglaterra, entonces aún Príncipe Regente. Como la entrada costaba dinero nos limitamos a rodearla por los jardines, que están abiertos al público. Justo detrás se encuentra el Brighton Museum and Art Gallery.
Aquí acompañada por dos italianas muy majas que conocí en el curso.

Aquí acompañada por dos italianas muy majas que conocí en el curso.

Seven Sisters

Son unos acantilados preciosos situados entre Seaford y Eastbourne, en el sur de Inglaterra. Aquella excursión fue divertida porque los supuestos monitores no aparecieron entonces decidimos seguir por nuestra cuenta. Esperamos el siguiente bus y fuimos a la aventura. Puede que os suene el paisaje, pues estos acantilados han aparecido en películas como “Robin Hood, príncipe de los ladrones” o “Expiación, más allá de la pasión”.
Seven Sisters

Seven Sisters

Londres

Por supuesto que hice una escapadita para ver Londres. Cogí el tren y en una hora aproximadamente ya estaba allí. Es una ciudad con mucho movimiento y con montones de cosas para ver y hacer. Esta rápida visita os la explicaré en otro post 😉

Tiempo y comida

Como podéis comprobar en la mayoría de las fotos, los rayos de sol no son muy frecuentes por allí. Lo normal era despertar con días nublados o lluviosos (sí, incluso en verano…). Hubo un día que se juntó todo lo posible: nubes, lluvia y viento. El paraguas resultaba tan inútil que lo guardé y me mojé sin importarme ya nada.

¡Viva la comida mediterránea! La eché bastante de menos, pues en Inglaterra son muy fans de las salsas y los fritos. Muchos Kentucky Fried Chicken, McDonalds, Subway y las famosas paraditas de Fish&Ships (plato de comida rápida que consiste en pescado rebozado frito acompañado de patatas fritas). Lo dicho, les fascina lo frito.

Curiosidades

Las gaviotas son las dueñas

¡Gaviotas! ¡Gaviotas everywhere! No había ningún rincón de la ciudad sin una gaviota rondando cerca tuyo. Puede que sean parte del paisaje, pero resultan muy cansinas. No paran de graznar y posarse en tu comida (yo fui atacada por una de ellas mientras me comía mis noodles en el muelle. Fue algo así como una colleja).
Las terminé odiando

Las terminé odiando

West Pier (Muelle del Oeste)

Es el antiguo muelle de Brighton, pero lamentablemente sólo quedan los restos. En 2003 la sala de conciertos del muelle se incendió por causas desconocidas. Se encuentra a unos metros del actual muelle.
West Pier (Muelle del Oeste)

West Pier (Muelle del Oeste)

Amabilidad ante todo

En Inglaterra, es costumbre dar las gracias al conductor cuando bajas de un autobús. Cuando tenía la oportunidad de sentarme delante del todo en el piso de arriba me sentía como una niña. El paisaje era realmente hermoso.

Vistas desde el piso de arriba del autobús

Vistas desde el piso de arriba del autobús

Al cruzar las calles miras a la derecha y no a la izquierda (a veces te lo indica una señal en el suelo). Tardé unos días en acostumbrarme…

La moda de los coches con pestañas

Vi más de un coche con pestañas por las calles de Brighton. Recuerdo que Alice, la madre con la que estuve viviendo esas tres semanas, me dijo muy ilusionada que se había comprado las pestañas para su coche.

Y bueno, no supe muy bien qué contestarle.

Uno de los coches con pestañas

Uno de los coches con pestañas

Las olimpiadas en Londres

Mi viaje coincidió el mismo año que se celebraban las olimpiadas en Inglaterra. Fue muy emocionante estar entre cientos de ingleses desconocidos gritando la cuenta atrás para que comenzaran los juegos olímpicos.
Pantalla gigante para ver los juegos olímpicos en Brighton.

Pantalla gigante para ver los juegos olímpicos en Brighton.

Vuelta a casa…

Si tuviera la oportunidad de volver a Brighton no me lo pensaría dos veces. El Brighton Pier me enamoró con su magia… Recomiendo que visitéis la ciudad, vale mucho la pena 😉

Además de saber un poco más sobre la cultura de Inglaterra, conocí a personas súper divertidas e interesantes con las que todavía sigo en contacto. Mi habilidad para comunicarme en inglés mejoró gracias a haber podido practicar en el viaje.

Seguro que tú también habrás realizado algún viaje para recordar ¡Cuéntamelo!

Judith

Anuncios

3 comentarios en “Mi Estancia en Brighton (Inglaterra)

  1. Cris dijo:

    ¡Hola! Estaba mirando por internet de gente que se ha ido a Brighton para aprender inglés y me he encontrad con tu blog. ¿Te fuiste con agencia o por tu cuenta? Me quiero ir en un mes pero ando un poco perdida… me serías de gran ayuda! Muchas gracias y un abrazo!

    • theyounghiker dijo:

      ¡Bienvenida, Cris! 🙂 Ya de primeras te puedo asegurar que Brighton es un destino estupendo para pasar unas semanas. En mi caso fue a través de la escuela de idiomas Education First (EF) http://www.ef.com/wwes/ Dos años después pasé tres semanas en San Francisco, también con EF. En general es una buena escuela (aunque algo ‘carilla’ desde mi punto de vista). El único “pero” de mi experiencia en Brighton fue la familia, pero nunca sabes que te va a tocar (¡en San Francisco fueron un encanto!). También tienes la opción de alojarte en la residencia de estudiantes 😉 Espero que te haya servido de guía. Si necesitas más info envíame un mail en la pestaña de “¿Quieres saludarme?” ¡Un abrazo y hasta pronto!

      – Judith

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s